Dirección General de Salud

contagio1

Es una enfermedad producida por un virus (hantaan) que agrupa varios géneros ,  transmitido por roedores infectados (zoonosis) a través de su orina, heces o saliva.

Transmisión:

Por inhalación: Es la causa más frecuente. Ocurre cuando respiramos en lugares abiertos o cerrados (galpones, huertas, pastizales) donde las heces o la orina de los roedores infectados desprendieron el virus contaminando el ambiente.

Por contacto directo: Al tocar roedores vivos o muertos infectados, o las heces o la orina de estos roedores

Por mordeduras: Al ser mordidos por roedores infectados

Por vía interhumana: puede transmitirse entre personas a través del contacto estrecho con una persona infectada durante los primeros días de síntomas, a través de la vía aérea.

Síntomas:

Se debe sospechar en pacientes que presentan fiebre aguda de menos de 07 días de duración acompañado de migrañas o cefaleas, náuseas, dolor abdominal y diarrea en ausencia de síntomas de la vía aérea superior, es un SFAI (Sindrome Febril Agudo Inespecífico). Se debe tener en cuenta además el antecedente epidemiológico o sea que el paciente haya residido o viajado a zonas con circulación viral activa. El cuadro puede evolucionar hacia las formas más graves como un síndrome pulmonar o fiebre hemorrágica, los cuales pueden llevar a la muerte.

Tratamiento:

Es sólo sintomático y de sostén en caso de presentarse complicaciones.

Prevención:

Evitar la convivencia con roedores y el contacto con sus secreciones.

Evitar que los roedores entren o hagan nidos en las viviendas.

Tapar orificios en puertas, paredes y cañerías.

Realizar la limpieza (pisos, paredes, puertas, mesas, cajones y alacenas) con una parte de lavandina cada nueve de agua (dejar 30 minutos y luego enjuagar). Humedecer el piso antes de barrer para no levantar polvo.

Colocar huertas y leña a más de 30 mts de las viviendas, cortar pastos y malezas hasta un radio de 30 mts alrededor del domicilio.

Ventilar por lo menos 30 minutos antes de entrar a lugares que hayan estado cerrados (viviendas, galpones).Cubrirse la boca y la nariz con un barbijo N95 antes de ingresar.

Al acampar hacerlo lejos de maleza y basurales, no dormir directamente sobre el suelo y consumir agua potable.

Si se encuentra un roedor vivo: usar veneno para roedores o tramperas para capturarlo (no intentar tocarlo o golpearlo). Consulte en el municipio si se dispone de un servicio de control de plagas.

Si se encuentra un roedor muerto: rociarlo con lavandina junto con todo lo que haya podido estar en contacto y esperar un mínimo de 30 minutos. Luego recogerlo usando guantes y enterrarlo a más de 30 cm de profundidad o quemarlo.

Las personas que presenten síntomas de la enfermedad deben concurrir rápidamente a un establecimiento de salud para la consulta y evitar el contacto estrecho con otras personas.


MY MED DANIEL LOVITO
Especialista en Clínica Médica y Medicina Interna

Categoría: